TARDÍGRADOS

Ciencia en español -ʟᴀ ʀᴀᴢóɴ ᴇsᴛá ᴀʜí ғᴜᴇʀᴀ-

Posts Tagged ‘cohete Vega’

LISA Pathfinder: el enésimo intento de probar la existencia de ondas gravitacionales que fallará de nuevo

Posted by Albert Zotkin en diciembre 1, 2015

Hoy la ESA (Agencia Espacial Europea) ha lanzado desde la Guayana francesa el satélite LISA Pathfinder, llamado a abrir la vía a un futuro observatorio espacial capaz de detectar las famosas ondas gravitacionales teorizadas por Albert Einstein. Un cohete Vega ha puesto en órbita con éxito al LISA Pathfinder, construido por Airbus Defense & Space en el marco de un proyecto de la ESA.

Una vez más, todo ha sido un éxito, menos el hallazgo de la existencia de las ondas gravitacionales. El proyecto LISA (Laser Interferometer Space Antenna) es un proyecto conjunto de la ESA y la NASA para detectar ondas gravitacionales. Estas ondas son una predicción de la Relatividad General de Einstein, y sólo se tienen evidencias indirectas de su existencia. Pero, el método científico no admite las pruebas indirectas como válidas, requiere evidencias directas. El decaimiento orbital observado en pulsares binarios es simplemente una evidencia indirecta de esa predicción relativista, es indirecta porque ese decaimiento orbital podría tener otra causa muy distinta a las ondas gravitacionales. Y efectivamente ahí está el meollo de la cuestión. Nadie se atreve a cuestionar la Relatividad General. Nadie tiene lo que hay que tener para decir que las ondas gravitacionales son una predicción errónea de la Relatividad General. Ese decaimiento orbital observado en púlsares binarios es simplemente la evidencia directa de que existe pérdida de información cuántica en toda interacción gravitatoria. La naturaleza (aún no sabemos muy bien cómo) realiza inmensos cálculos cuánticos, pero esos cálculos no poseen una precisión infinita. Es pues esa pérdida de información cuántica la causa real de que exista decaimiento orbital. Esto se puede demostrar fácilmente programando una simulación de dos cuerpos orbitando entre sí. Si, por ejemplo, aplicamos frame a frame, como si de una cadena de Markov se tratara, unas ecuaciones para describir órbitas circulares, comprobaremos, con asombro que los círculos no serán exactos, y que a cada revolución los cuerpos estarán cada vez más próximos. Eso es así porque, en un proceso de Markov no existe memoria de los estados pasados del sistema. Para que una órbita fuera exactamente circular, la naturaleza debería guardar de alguna forma todo el número π con toda su precisión infinita, y eso es imposible.

Por lo tanto, la demostración de que no existen las ondas gravitacionales simplemente está en la constatación del hecho de que el número π es un número irracional, o la constatación de que la longitud de una órbita elíptica no puede ser calculada exactamente, por el hecho de que su cálculo requiere resolver una integral elíptica completa de segunda clase.

Cuando los físicos teóricos se den cuenta de que, aunque las leyes naturales obedezcan a formalismos matemáticos exactos que incluyan constantes numéricas irracionales o procesos no lineales, la naturaleza sólo puede computar discretamente con precisión finita los procesos naturales que resultan de esa aplicación de sus leyes, y eso se traduce inevitablemente en pérdida de información cuántica, entonces, y sólo entonces la física teórica empezará a resolver seriamente sus problemas.

Saludos

Anuncios

Posted in Astrofísica, Gravedad Cuántica, informática, Matemáticas, Mecánica Cuántica, Relatividad | Etiquetado: , , , , , , , , , , , , , , , | 8 Comments »

 
A %d blogueros les gusta esto: