TARDÍGRADOS

Ciencia en español

Un universo eterno y transfinito: una foliación conforme del espaciotiempo

Posted by Albert Zotkin en septiembre 7, 2015

Foliación transfinita de la conciencia de Ridley

Foliación transfinita de la conciencia de Ridley

Nuestro universo podría poseer la forma de una hiperesfera transfinita. Para ver esto fijémonos en lo siguiente (que ya traté en un post anterior). La serie infinita N = 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + … es divergente ya que su suma es N = ∞. Pero, puede ser regularizada, como demuestro en el link anterior, para dar una suma de N = -1/2. Es decir, la función Zeta de Riemann toma el valor -1/2 cuando la variable es cero:

\displaystyle   N = 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + 1 + 1 +\dots = \zeta(0) =-\frac{1}{2}\\
Esta suma nos sugiere que el infinito matemático, ∞, en la recta real, coincide con el número real negativo -1/2, y -∞ coincidiría simétricamente con 1/2. Si partimos de un sistema de referencia cartesiano de dos dimensiones, tendremos que los dos ejes ortogonales podrían ser recorridos, partiendo desde el origen de coordenadas, en dos posible direcciones. Para el eje de abscisas, podríamos alcanzar el infinito, por el camino largo (hacia la derecha) hasta llegar al punto (-1/2, 0). O también podríamos alcanzar dicho punto, que representa al infinito, por el camino más corto (andando hacia la izquierda). Sin embargo, si andamos en dirección derecha, desde el origen o cualquier punto de abscisa positiva, (x,0), no podríamos llegar a los puntos situados entre el punto (-1/2, 0) y el (x,0) ya que el infinito actuaria como barrera infranqueable para seguir el camino y cerrar el círculo.

Saludos transfinitos a todos

2 comentarios to “Un universo eterno y transfinito: una foliación conforme del espaciotiempo”

  1. satabistha said

    El tiempo tan sólo es magnitud. Para que exista precisa de una mente que lo mida. Si no hay mente entonces a lo sumo que podría haber es movimiento (suponiendo que exista un mundo ajeno a la mente que lo percibe). Pero no tiempo propiamente dicho.

    Einstein era consciente de esta dependencia mente-tiempo cuando él manifestaba que el tiempo es una magnitud, es decir, pensamiento. Así, lo dejó bien claramente expresado en las conversaciones con Tagore, publicadas por la UCLA en los años 30. Donde Einstein reconocía que su creencia en un mundo externo ajeno a la mente que lo percibe es una creencia religiosa (usando el concepto de religión como sinónimo de irracionalidad), por indemostrable.

    Lo manifiesta nuevamente Einstein en sus famosos debates sobre qué es la realidad con Bohr. Cuando Einstein manifiesta que “a mí me gusta pensar que la Luna aún sigue ahí, aunque no la mire”. Pero es bastante posible que Einstein se haya revuelto en su tumba al conocer los resultados de la campana de Bell.

    ¿Qué es la realidad? Esa es la gran cuestión. Muy poca gente puede responderla sin prejuicios previos.

    Un saludo.

  2. Manuel Antolin said

    Tan magnitud como el espacio, que necesita también mente que lo mida, y como él necesita dos puntos-sucesos para medirlos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: